Vega vuelve a poner de moda los clásicos italianos

veganonholeta

Arriesgada, imprevisible y original, así es la vuelta de VEGA con su disco homenaje a la música italiana. Non Ho L’età se hacía entrever ante sus primeras declaraciones tímido y sereno, aunque para muchos era un desconocimiento y un riesgo apabullante, el nuevo álbum de VEGA ha sabido ganarse el cariño y respeto de todos. Tanto es así, que lidera el punto álgido de Top ventas en nuestro país. Un trabajo discográfico cuidado por su sello propio La Madriguera Records y arropado por Subterfuge Records.

Y, ¿por qué tan buena acogida? A pesar de ser un disco que refleja los grandes éxitos convergentes entre los años 50 y 60, VEGA ha sabido adaptar a su estilo propio, traídos a la actualidad sin omitir su perfil antaño.

Haciendo un análisis exhaustivo se pueden adivinar guiños inocentes a sus antiguos trabajos inéditos de autoría propia. Claro ejemplo puede ser la fuerza arrolladora de Ma Che Freddo Fa, cuyas primeras pinceladas trascienden con temas tan enérgicos como los presentes en La Cuenta Atrás y el indudable sonido retro y fresco de Metamorfosis. O L’appuntamento que recuerda en arreglos e ímpetu al ya enjoyado en el tiempo disco India. Todo ello también compaginado con unos arreglos ya familiares de bandolina que venía haciendo en directo en temas como Princesa de Cuento o Mejor Mañana hace algún tiempo en los arreglos de guitarra del siempre acertado Kike Fuentes, y que ahora cobran sentido para con la música de la dolce vita.

Cabe destacar el impecable riff de guitarra sin pausa y principal pulmón de las estrofas en Se brusciasse la città para impulsar el estribillo imparable, las pinceladas circenses en Nel blu dipinto di blu (Volare), la descorazonada en Dio come ti amo junto a la colaboración estrella de Elvis Costello o el nuevo y maqueado Centro di gravità permanente, acompañados todos ellos por una voz sobria y llena de matices nuevos en VEGA.

Una tenue atmósfera de lucha e inspiración es lo que deja la última pista de Non Ho L’età, Il Mondo. Acompasada con un pulmón en el tema sentencioso, que dice mucho entre el tempo lento y perenne de cada beat de batería, acompañando el desgarro de VEGA como nunca antes. Dejándonos así la sensación apaciguada de temas como A Tientas o La Conjura de los Necios. Y, es que, si el alma fuera tangible y visible se parecería mucho a ver a VEGA completando sólo con su voz cada tema que interpreta y siente, ya sea cantando en italiano, inglés, español o pekinés.

Y como todo lo que viene haciendo desde siempre, VEGA, indudablemente, enseña y muestra diversos puntos de vista en sus canciones, por eso cada una de sus obras es todo un aprendizaje. Un disco defendido con una voz quebrada en dos, sentimiento y dedicación, que demuestra una interpretación sincera y melancólica que invita a descubrir los pasajes de la bella Italia e imaginar sus infinitas historias entre canales, góndolas y motos Vespa Piaggio a todo color.

VEGA, la artista que sobre los escenarios se convierte en diva, protagonista y arte; pero cuando baja de las tablas empequeñece a su público ofreciendo más cariño del que ellos puedan darle. Ante todo persona y corazón, soñadora cautelosa y una sorpresa constante.

Sigue a VEGA en Twitter, Facebook e Instagram para enterarte de todas las novedades de Non Ho L’età y consíguelo en formato digital en iTunes, o formato físco en Fnac.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *