CRÓNICA DE GASTELO Y GEORGINA EN SANTANDER

75380255_3630926153591647_2330688956934389760_n

Hoy llueve en Cantabria. A veces llueve diez días seguidos y no me importa”. Así es como Vicky Gastelo comienza a hablar de ella y a definir quizás, la manera en que vive la vida y nos la cuenta.

Poco supe de la santanderina hasta que la vi el pasado 9 de noviembre en la Sala Blackbird de Santander.

Fue un grandísimo descubrimiento. Es como debo contarlo. Llegué y me encontré a una persona con mucha emoción subida a un escenario junto a su guitarra. Comenzó a tocar y la sala se llenó de miradas de orgullo, de nostalgia, de alma. Vicky tocaba en casa y se notaba.

Fue un bonito reencuentro de viejas canciones y otras que habían nacido recientemente. En cada canción, la cantautora dejaba ver cómo la música le había ayudado a conocerse y a batallar en un mundo en el que no todo sale bien, y no todo tiene que acabar en desastre.

Descubrí en ella la calma, el parón de un tiempo en el que sus letras atraparon toda mi atención. La genialidad de una voz que desde su rinconcito proyectaba algo que aún no he logrado saber expresar, pero me encantó y me hubiera quedado allí dos horas más.

Canciones con la guitarra, otras a piano y otras acompañada de su invitada de la noche: Georgina.

La cantautora visitaba por primera vez Santander en una noche lluviosa pero entrañable.

Al igual que Gastelo, hizo un repaso de los temas que han marcado su carrera y su vida. Lo hizo entre amigos, entre aplausos y bailes, entre memorias y risas, entre ella y su ya público. Estuvo pletórica, inmensa, tranquila y sobre todo se la vio disfrutar de su noche.

Un evento en el que se turnaron las historias y la admiración. Fue muy bonito ver como ambas disfrutaban de la otra cuando una de ellas estaba en el escenario.

Fue una velada inolvidable, una noche en casa. Un concierto entre amigos y desconocidos que disfrutaron del talento de estas dos chicas que crearon un ambiente mágico.

Tengo que destacar el magnífico sonido de la Blackbird y la ausencia de fallos técnicos.

¡Una noche 10! Espero que esta no sea la última en la que estas dos ilustres de la música se unan en concierto y que vuelvan a Santander, ¡por favor!

P.D.: la foto la tomé prestada del Facebook de Gastelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *